Saltear al contenido principal
Santander, BBVA Y CaixaBank Preparan Una Alternativa Al Euríbor

Santander, BBVA y CaixaBank preparan una alternativa al euríbor

Santander, BBVA y CaixaBank preparan una alternativa al euríbor

Los bancos forman parte de un grupo más amplio con la supervisión del BCE que pretende que el nuevo índice esté listo en un año a modo de escudo

Santander, BBVA y CaixaBank, entre otras entidades europeas y asociaciones como la AEB, forman parte de un grupo de trabajo coordinado por el BCE que prepara un índice alternativo al euríbor, según un documento al que ha tenido acceso CincoDías.

Los trabajos, que prevén estar terminados en un año, buscan que los contratos incluyan un índice de referencia alternativos que puedan sustituir a los indicadores que hayan dejado de elaborarse, tal como establece un reglamento europeo desde 2018. El resultado tendrá un gran calado en el mercado español, pues en torno al 70% de las hipotecas está ligado al euríbor y el saldo vivo de estos préstamos ronda los 655.000 millones, según los últimos datos publicados por la Asociación Hipotecaria Española.

Una vez el grupo concluya su trabajo y el BCE dé el visto bueno, la metodología elegida para el nuevo índice, que se basará en el mercado de derivados, será gestionada por el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI, el actual administrador del euríbor), el operador bursátil británico FTSE Russell, el ICE o el proveedor financiero Refinitiv, propiedad de Blackstone y Thomson Reuters. No obstante, fuentes del sector informan de que las cuatro empresas podrían resultar administradoras y cada una de ellas podría aplicar el método de forma distinta. En este caso, en vez de un único índice alternativo al euríbor, los contratos hipotecarios incluirían cuatro.

Independientemente de lo que ocurra en los próximos 12 meses, las hipotecas españolas ya están vinculadas a un euríbor que se elabora con una nueva metodología desde enero. El cambio ha pasado inadvertido a pesar de que el sector temía que el nuevo índice podía afectar a las cuotas mensuales de los prestamos. Sin embargo, el euríbor ha mantenido la tendencia y ha pasado del -0,272% de noviembre –antes de la aplicación del nuevo índice– al 0,253% de enero. En febrero, a la media se sitúa en el -0,286%.

Antes de su remodelación, el euríbor se calculaba sobre la base del tipo de interés medio al que se prestaban dinero un grupo de bancos europeos que formaban parte del panel del EMMI. Sin embargo, el número de operaciones era tan bajo que las cifras dadas eran meras estimaciones que podían estar sujetas a manipulación.

Así, los agentes implicados en la remodelación del euríbor establecieron que debía obtenerse mediante un cálculo híbrido. Esto supone que para obtenerlo se tendrán en cuenta primero los tipos de interés de las transacciones reales; después, los de las operaciones históricas y, por último, los precios teóricos –empleados en el euríbor antiguo–.

La reforma de este índice, que fracasó inicialmente en 2017 debido a la falta de un volumen crítico de transacciones para hacerlo 100% con datos reales, es la respuesta que en 2013, el entonces presidente del BCE, Mario Draghi, dio a los escándalos de manipulación del índice llevados a cabo por los bancos. Hace siete años, el BCE tomó también la decisión de crear el €STR (o ester) para sustituir al eonia y convertirse en el tipo de interés a un día. Su llegada al mercado se produjo el 1 de octubre. Pero, hasta que finalice el periodo de transición fijado –el 31 de diciembre de 2021–, convivirán ambos índices y el eonia se calculará con un diferencial fijo de 8,5 puntos básicos.

Al igual que sucedía con el euríbor, el cálculo del eonia no era completamente transparente pues se basaba en los datos proporcionados voluntariamente por 28 bancos del EMMI. El ester, sin embargo, toma las transacciones individuales en el mercado monetario europeo de depósitos que 50 entidades deben reportar al BCE en el marco del reglamento de información estadística sobre los mercados monetarios. Asimismo, emplea cifras ponderadas, en lugar de darles a todos el mismo peso como el índice previo.

 

Volver arriba